Modelo Educativo

Las características de nuestro estilo educativo son: Presencia, Sencillez, Espíritu de Familia, Amor al Trabajo y seguir el Modelo de María.

Nuestro modelo educativo, se fundamenta en una visión integral de la educación, que busca conscientemente comunicar valores. Utilizamos una metodología pedagógica peculiar, que Marcelino y los primeros maristas iniciaron y hoy en día, sigue siendo innovadora en muchos aspectos..

Educamos, sobre todo, haciéndonos presentes entre los niños y jóvenes, demostrando que nos preocupamos por ellos, personalmente. Les brindamos nuestro tiempo, más allá de nuestra dedicación profesional, establecemos con ellos, una relación basada en el afecto, que propicia un clima favorable al aprendizaje, la educación en valores y la maduración personal.

01

Sencillez

Nuestra sencillez se manifiesta en el trato con los niños y jóvenes, a través de una relación auténtica. Es el fruto de la unidad entre pensamiento y corazón, carácter y acción, que se deriva del hecho de ser honrados con nosotros mismos y con Dios. El gran deseo y la herencia del padre Champagnat, es que nos relacionemos los unos con los otros y con los niños y jóvenes, como miembros de una familia que se ama.

03

Amor al trabajo

A través de la Pedagogía del Esfuerzo, tratamos de que los niños y jóvenes adquieran un carácter y una voluntad firmes, una conciencia moral equilibrada y valores sólidos, en los que se fundamente su vida

05

Al estilo de María

María es el modelo para el educador Marista, como lo fue para Marcelino. Mujer seglar, primera discípula de Jesús, orienta nuestro caminar en la fe, como educadora de Jesús de Nazaret, inspira nuestro estilo educativo

02

Espiritu de Familia

El niño, en las escuelas Maristas,entra en un ambiente familiar donde las actitudes son sencillas y auténticas. El espíritu de familia elimina, de entrada, la severidad de una disciplina fría e impersonal. El espíritu de familia hace confiar en el adolescente y el joven más allá de sus limitaciones.
04

Pedagogía de la Presencia

Un cuarto rasgo característico del estilo educativo de San Marcelino Champagnat es la necesidad de vivir con los  chicos, compartir su existencia y proporcionarles el ambiente humano en el que brotan los elementos para su crecimiento. Es lo que más tarde se llamó entre los hermanos «la pedagogía de la presencia».
 
Para ser buenos educadores es indispensable vivir en medio de los niños y que el tiempo que pasen con nosotros se alargue y prolongue. La sola presencia del educador produce paz, distensión, seguridad, facilita el orden, la disciplina, la convivencia, el ambiente de trabajo e invita a hacer las cosas bien.
 

Si quieres conocer más, clic en la imagen →

El alumno Marista

Los alumnos y alumnas maristas se distinguen por una serie de valores y actitudes que los hacen diferentes. Estos principios se van adquiriendo poco a poco, con el paso del tiempo y se expresan en una forma de actuar propia de los maristas.

  • Respetuoso

  • Puntual

  • Responsable

  • Coherente y esforzado.

  • Sencillo, colaborador y justo

  • Democrático, sociable, promotor de los valores autóctonos

  • Cultiva la fe en Dios y profesa devoción a  la Virgen María y a San Marcelino Champagnat.

  • Manifiesta un espíritu solidario y fraternal con sus semejantes.

Directivos

Hno. José Sánchez Bravo

Provincial México Central

Hno. Carlos Martínez Lavín

Director General

Mtra. Malgorzata Anna Gallus Beyer

Directora de secundaria

Arq. Jorge Luis Gutiérrez Urias

Director de preparatoria